Analisis del contexto y partes interesadas en la ISO 9001:2015

21 Diciembre, 2016 - 6 minutes read

El Análisis del contexto y partes interesadas es uno de los principales aspectos que enfatiza la nueva ISO 9001:2015.

La importancia de dicho Análisis del contexto y partes interesadas radica en el hecho de que, como bien conocemos, todas las organizaciones se plantean determinados niveles de crecimiento, para los cuales establecen objetivos estratégicos.

Para poder alcanzar tales objetivos, debemos analizar una serie de factores tanto internos como externos, conocer las partes interesadas de la organización para poder satisfacer sus necesidades.
Concretamente este Análisis del contexto y partes interesadas en la nueva ISO 9001:2015 viene recogida en la cláusula 4.

1.- Tener una clara comprensión de la organización y de su contexto

Para comprender el contexto de la organización, el primer paso es definir todos aquellos aspectos a nivel tanto interno como externo a la organización que son relevantes para la consecución de su objetivo y que puedan afectar a la capacidad de ésta para su logro.Por los aspectos internos, nos referimos a los valores, la cultura, los conocimientos, indicadores que nos permitan analizar el desempeño de nuestra organización, entre otros.Entre la metodología que tenemos a nuestra disposición para realizar un adecuado Análisis interno, descatamos el conocido Análisis de la Cadena de Valor de Porter, que vemos reflejado en la imagen siguiente:

A su vez, al hablar de factores externos, incluimos, todo aquello que no es controlable por la organizacón , como lo es, el entorno legal, la normativa, los cambios de Gobierno, los cambios en las tecnologías y el mercado, los aspectos económicos tanto a nivel internacional, nacional o regional, ya que todos estos factores van a afectar de algún modo a las organizaciones.

Para llevar a cabo el análisis de los factores externos, tenemos a nuestra disposición una serie de herramientas y metodologías. Entre ellas destacamos el análisis PESAT, el cual se muestra a continuación.

Otra herramienta, ampliamente conocida por todas las organizaciones para realizar el análisis interno y externo, es la Matriz FODA.

Destacamos en este punto, que es necesario revisar esta información de forma periódica, de cara a incluir todos aquellos cambios que detectemos. Esto se considera una entrada en la Revisión por la Alta Dirección.

2.- Entender las necesidades de las partes interesadas y sus expectativas

Vista la importancia que juegan las partes interesadas dentro de nuestro Sistema de Gestión de la Calidad, resulta esencial conocer sus requisitos.Para ello la organización debe llevar a cabo un seguimiento y una revisión de toda la información documentada sobre tales partes interesadas y sobre cuáles son sus requsitos de cara a satisfacer sus necesidades.

3.- Establecer el ámbito de aplicación del Sistema de Gestión de Calidad

El ámbito de aplicación será entendido como el Alcance que va a tener dicho SGC.En este sentido, la organización debe definir los límites en los que se aplicará el SGC.Dichos límites, es decir el alcance que va a tener nuestro SGC, deben quedar registrados a modo de información documentada.Cuando definimos los procesos integrantes, estos tendrán un alcance, es decir un inicio y un fin, pues de la misma manera haremos con el SGC.

4.- Implementación y mejora continua del SGC

Una vez implementado nuestro Sistema de Gestión de Calidad, debemos ser coscientes de que el mismo es un ciclo de mejora continua.No es estático, sino dinámico.Tal ciclo, lo aplicaremos mediante el conocido ciclo PHVA, mediante el cual planificaremos los objetivos a alcanzar por el SGC, para proceder a ejecutar a continuación los procesos defindos para tal consecución.A tales procesos deberemos hacerle un oportuno seguimiento a fin de detectar si hay algún tipo de desviación respecto a o planificado o para detectar posibles áreas en las sea posible implementar mejoras.