Los cambios sociales que impulsa la cuarta revolución industrial

5 diciembre, 2016 - 3 minutes read

Si las predicciones de Klaus Schwab se cumplen, y todas las señales apuntan a la existencia de una transformación que ya está en marcha, es muy posible que la forma en que vivimos también quede sujeta a los cambios. Según él mismo expresa en su obra ” vivimos en una época de gran promesa y gran peligro”.

Los beneficios de la cuarta revolución industrial parecen claros:

• Asegurar el potencial para conectar miles de millones de personas a las redes digitales.

• Mejorar drásticamente la eficiencia de las organizaciones.

• Gestionar los activos de forma más sostenible, incluso ayudando a regenerar el medio natural.

Y, sin embargo, los inconvenientes del proceso evolutivo están aún en la sombra. Las preocupaciones de Schwab al respecto están en la siguiente línea:

• Dificultad de las organizaciones para adaptarse al nuevo ritmo y los nuevos métodos. En esta guía podrás saber cómo hacer frente a estas dificultades a la hora de transformar digitalmente tu empresa.

• Cambio del posicionamiento de los gobiernos con respecto a los avances tecnológicos, que podrían dejar centrarse en tratar de regular para limitarse a capturar sus beneficios.

• Traslado del poder a quienes cuenten con mayores posibilidades de innovación y más recursos.

• Aparición de nuevos e importantes problemas de seguridad.

• Crecimiento de las desigualdades y fragmentación de las sociedades.

Es difícil pensar que estamos preparados para esto, sobre todo cuando todavía no está del todo claro cómo se desarrollarán los acontecimientos. No obstante, hay que pensar en soluciones y no olvidar que las personas podemos seguir manteniendo el control, siempre y cuando seamos capaces de colaborar a través de zonas geográficas, sectores y disciplinas para aprovechar las oportunidades que presenta esta revolución, en vez de perdernos en sus amenazas. A fin y al cabo, estas nuevas tecnologías son herramientas ante todo hechas por la gente para la gente y, juntos, es posible dar forma a un futuro que funcione para todos.