¿Cómo ayuda el Lean Management a nuestro SGC ISO 9001?

21 Diciembre, 2016 - 7 minutes read

El principal objetivo que presenta la metodología Lean Management es trabajar para conseguir que los procesos tengan eficacia desde la perspectiva de aumentar la productividad, quitando las acciones que no son apropiadas o no generan valor añadido, ahorrando tiempo y dinero. El principal objetivo es no despilfarrar ningún recurso.
Se pueden resumir los objetivos del Lean Management en la siguiente lista:

• Suprimir todo aquello que no aporta valor añadido para el cliente.
• Tener confianza en las personas que forman parte de la organización, ya que son eslabones muy importantes para el SGC.
• Conseguir la mayor calidad posible.
• Realizar la mejora continua sin límites.

Los objetivos planteados por la organización se cumplirán si, además de implementar el Sistema de Gestión de la Calidad según los requisitos de ISO-9001, se lleva a cabo un trabajo previo de análisis y estudio, del que se obtendrán conclusiones sobre los aspectos que se pueden mejorar en la empresa para conseguir una mayor productividad.

Principios de Lean Management

• Establecer el valor para los clientes: el cliente que quiere comprar un producto ofrecido por la organización piensa en el valor económico, no en lo que nosotros pensamos que es valioso. Es por esto que no podemos pensar por los clientes. Todas las actividades de valor añadido son por las que los clientes se encuentran dispuestos a pagar, el resto será desperdiciado.

• Identificar el mapa de la cadena de valor de todos los productos o servicios de la empresa: las actividades que hacen que se puedan establecer las necesidades que tiene el cliente supone un flujo de valor. Al realizar la creación de un mapa de corriente de valor se pueden identificar aquellas actividades que no suponen un valor añadido para el cliente, con el principal fin de poder eliminarlas.

• Favorecer el flujo: será necesario que se realice un movimiento continuo del producto o servicio mediante una corriente de valor. Esto tiene que reducir el tiempo de demora entre el flujo de valor y la eliminación de obstáculos del proceso.

• Sistema Pull: es dejar que los clientes tiren la producción. Al aplicar el Flujo de Pull se produce una repuesta rápida y exacta con un menor esfuerzo y también menos desperdicios, es decir, no sólo se va a producir lo que el cliente pide y de este modo nos evitamos contar con un stock innecesario.

• Mejora continua: persigue la perfección. Se debe trabajar de forma continua y constante para conseguir los ciclos de producción mucho más cortos, establecer la producción ideal según la calidad y la cantidad de centrar los esfuerzos en el valor para el cliente.

Si en nuestra organización contamos con un Sistema de Gestión de la Calidad según ISO 9001 y deseamos implantar el Lean Management debemos seguir estos pasos:

• Definir donde está el valor añadido del cliente.

• Realizar una búsqueda de la cadena de valor.

• Adquirir un flujo continuo de trabajo.

• Sólo producir sobre la demanda de producto y no más.

• Revisar y mejorar de forma continua.

• La revisión por la dirección se realiza con bastante frecuencia, incluso puede ser diario, siendo una forma de rendir cuentas del día en el que estemos.

• Las auditorías utilizan los términos de la metodología Lean Management.

• Con el tiempo, los documentos del manual de calidad, los instructivos, los procedimientos, los formularios, etc. aumentan en número y tamaño. Esto implica que nadie se pare a leerlos y que contengan un gran número de redundancias. Es por esto que el manual de calidad se puede reducir a dos páginas y ser válido gracias a la utilización de las 5S.

• Los procedimientos deben encontrase escritos según el flujo del proceso, se debe describir la secuencia completa de actividades que llevarán a cabo.

• Los elementos que se encuentran en el proceso se deben dosificar según varías categorías: recursos, entradas, salidas, etc.

• El estándar internacional ISO-9001 presenta menos requisitos de lo que la gran mayoría de personas piensa.

Cómo mejorar el Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001 con las prácticas Lean

Ahora vamos a explicar las 5S, que hemos mencionado antes.
Las 5S son las siglas de:

• Seiri (clasificación): se puede mantener lo necesario para realizar el proceso, el resto puede ser eliminado.

• Seiton (orden): se orden los elementos necesarios, etiquetándolos para facilitar el acceso y la utilización.

• Seiso (limpieza).

• Seiketsu (estándar).

• Shitsuke (Sostener): se establece una mejora continua que mantendrá al SGC actualizado.

Durante este post hemos podido comprobar cómo es posible mejorar el Sistema de Gestión de la Calidad según la norma ISO 9001, ya que realizamos las prácticas que establece la metodología Lean Management. Es una metodología muy simple y para implementarla solo es necesario seguir unos pasos y se obtendrán grandes beneficios.