Gestión del cambio ISO 9001:2015

21 Diciembre, 2016 - 4 minutes read

La Alta Dirección será la encargada de plantear propuestas para fomentar el crecimiento de la empresa, por ello debe ser conocedora que no siempre sus ideas serán aceptadas fácilmente por sus trabajadores y que no todo podrá llegar a buen puerto.
Los cambios suponen retos, y esto puede derivar en variaciones constantes. En una organización, todos los días no tienen que tener el mismo nivel de productividad, pero siempre hay que trabajar por que este nivel de productividad se máximo independientemente de que exista cambio o no.

Cuando se emplea el término cambio, solemos pensar que es algo malo. Es muy importante suprimir el miedo de los empleados y para ello la Alta Dirección tiene que apoyarlos para superar los cambios.
En el apartado 6.3. “Planificación de los cambios” de la nueva ISO 9001:2015, se habla del momento en el que la empresa requiere de cambios en el SGC. Este cambio se ejecutará bajo una planificación y sistemática, para lo que tendrá que tener en cuenta:
• La voluntad del cambio y sus resultados.
• La integridad del SGC.
• La disponibilidad de recursos materiales y humanos
• La asignación de responsabilidades.

En la actual versión ISO 9001:2008 no se hace tanto hincapié en la planificación y en el control del cambio como ocurre en la ISO 9001:2015. En la actualidad el mundo está sometido a cambios continuos, contar con un apartado dentro de la norma que haga referencia a este tema es algo muy positivo.

En esta nueva edición de la norma ISO9001, encontraremos cláusulas enfocadas a la identificación y gestión del cambio muy necesarias para lograr la mejora del Sistema de Gestión de la Calidad.

Del mismo modo, el apartado 8.5.6 “Control de los cambios”, también se refiere al tema que estamos tratando y viene a decir:

Que la empresa revisará y controlará las modificaciones no planificadas y primordiales para la fabricación del producto o para la prestación del servicio, para garantizar el cumplimiento de los requisitos establecidos.

La organización registrará la información documentada en la que quedaran descritos los datos obtenidos tras la revisión de los cambios, el personal que se ha encargado de autorizar dichos cambios y cualquier actividad que se haya ejecutado.

El comité encargado de desarrollar la nueva versión de ISO 9001 para el año 2015, ha reforzado la importancia que debe tener el medio en el que la organización desarrolla su actividad. Estos cambios pueden afectar al modo de trabajar, al propio trabajo, a los empleados y al SGC basado en la ISO 9001.

La gestión del cambio es una de las principales novedades que estamos viendo en la revisión ISO/DIS. Aunque hay que esperar a la publicación oficial de la norma, se prevé que no difiera mucho de este borrador.

La casi inmediata publicación de la ISO 9001 en su versión 2015, no tiene que suponer para la organización problemas para continuar con el Sistema de Gestión de la Calidad.